El preocupante nivel de contagio en las comunas mineras | I. Municipalidad de Calama
PLAN
REGULADOR
CUENTA
PÚBLICA
SALUDO
ALCALDE

El preocupante nivel de contagio en las comunas mineras

Antofagasta, Calama y Rancagua son las comunas con más casos COVID/19 fuera de la RM. Esta columna grafica cómo se llegó a esta situación y lo atribuye a las erráticas decisiones de las autoridades, que han impuesto cuarentenas tardías o las han levantado antes de tiempo. Los autores llaman a las empresas mineras, uno de los focos de contagio, a “disminuir la interacción de sus trabajadores”.

Antofagasta, Calama y Rancagua no solo son zonas que comparten el alto porcentaje de producción minera en Chile, sino que, además, son las comunas con mayor número de casos confirmados de COVID- 19 en regiones (sin considerar la Región Metropolitana, la cual acumula a la fecha 248.352 casos). Esto, según el Informe Epidemiológico emitido el 17 de julio por el Ministerio de Salud.

En dicho informe se detalla que los confirmados acumulados desde el inicio de la pandemia en Antofagasta equivalen a 6.134 contagios. Luego, sigue Calama, con 5.711 casos y en Rancagua la cifra es levemente menor: 5.169 contagios (Figura 1). Asimismo, estas tres localidades también lideran en cuanto a la cantidad de casos activos con cifras que van desde los 585 a los 966 casos.  Estos dos indicadores – casos confirmados acumulados y casos activos- nos muestran una mirada global y actual de los contagios. Es decir, Antofagasta, Calama y Rancagua son las comunas de regiones que más casos acumulan desde el inicio de la pandemia y, además, la cantidad de personas que iniciaron síntomas en las dos semanas previas a este reporte (casos activos) es alta e indica que la pandemia aún no está controlada en estos lugares.

Figura 1: Diez  comunas con mayor cantidad de casos confirmados acumulados de regiones  (excepto Región Metropolitana).

Fuente: GEMVEP

Este dato es preocupante ya que, si analizamos el total de casos por región, se puede notar que la Región de Antofagasta y la del Libertador Bernardo O’Higgins están dentro de las cinco con mayor cantidad de casos confirmados a nivel nacional (Figura 3) y, además, con tasas por habitantes superiores a las que presentan la Región del Bío-Bío y Valparaíso.

Figura 2: Cinco regiones con mayor cantidad de casos confirmados acumulados del país. Tasa Confirmados se calcula como tasa por habitantes cada 100.000 habitantes (datos al 22 de julio)

Fuente: GEMVEP USACH.

Ahora bien, hay que tener presente que los casos activos se encuentran subestimados por el rezago que existe entre que una persona inicia sus síntomas hasta que es confirmada como positivo, por lo que las cifras aquí presentadas podrían aumentar. Para anticiparse a esto, el Grupo Epidemiológico- Matemático para la Vigilancia de Epidemias y Pandemias (GEMVEP) de la Universidad de Santiago, aplicó una corrección al rezago en el reporte ajustado por las tendencias de las incidencias propuesto por Yan y Chowell (2019). Como resultado de ese ejercicio se obtuvo, para las comunas de Antofagasta y Calama, un comportamiento de crecimiento en el número de casos de personas que iniciaron síntomas en la semana epidemiológica 28 (que va del 5 al 11 de julio, ver Figura 2). En cuanto a la comuna de Rancagua, se observa un peak en la semana epidemiológica 25 y luego un descenso en las posteriores. Es decir, teniendo en cuenta el rezago con que la información es reportada por el ministerio, es probable que sigamos observando una importante cantidad de casos nuevos en las comunas de la región de Antofagasta en los próximos informes.

En la misma figura se puede observar el período en que se han mantenido en cuarentena estas comunas. La comuna de Antofagasta ha tenido dos periodos de confinamiento. El primero se inició el martes 5 de mayo y terminó – de manera muy cuestionable por diversos expertos y autoridades- el viernes 29 de mayo. El segundo período de cuarentena empezó el 23 de junio y se ha mantenido hasta la actualidad. En cuanto a la comuna de Calama, ésta dio inicio a su cuarentena el martes 9 de junio y no se ha dado de baja a la fecha. Finalmente, la comuna de Rancagua y otras aledañas, como Machalí y Graneros en la Región de O’Higgins, empezaron su confinamiento el 19 de junio. De acuerdo a la figura, la decisión respecto a la cuarentena se tomó cuando la curva epidémica iba bajando en las comunas de Calama y Rancagua, es decir, de manera tardía, lo que en la actualidad pasó a convertirse en una de las razones por las que estas comunas lideran los contagios de Covid-19 en regiones.

En el caso de Antofagasta, se observa en la figura 2, que durante la primera cuarentena, la cantidad de personas que iniciaron síntomas se mantuvo constante. Sin embargo, inmediatamente después que se levantó el confinamiento, la cantidad de casos comenzó a crecer. Este es un ejemplo muy ilustrativo de las consecuencias de levantar una cuarentena en un mal momento. Aquí se tomó una decisión de levantar la cuarentena con una tasa de positividad semanal de la región del 26% (valor superior a los establecidos en el programa “Paso a Paso” del gobierno) y en alza.

Figura 3:  Casos Confirmados por Semana Epidemiológica con inicio de síntomas corregido por el rezago en el reporte en las comunas de Antofagasta (Línea Negra), Calama (Línea Roja)  y Rancagua (Línea Verde) usando como base el Informe Epidemiológico del 17 de Julio

Fuente: GEMVEP USACH.

Antofagasta, Calama y Rancagua son las comunas de regiones que más casos acumulan desde el inicio de la pandemia y, además, la cantidad de personas que iniciaron síntomas en las dos semanas previas a este reporte (casos activos) es alta e indica que la pandemia aún no está controlada en estos lugares.

Adicionalmente, en estas comunas, la tasa de fallecidos confirmados por PCR positivo son las más altas fuera de la Región Metropolitana. En la Figura 3 se observa que, entre las comunas con más de 25.000 personas, Calama tiene la mayor tasa de mortalidad en regiones, ya que de los 190.336 habitantes que residen en esta localidad, han fallecido 155 por Covid-19, es decir, 81 de cada 100.000 personas. Además, Rancagua ocupa el quinto puesto entre las más altas tasas de mortalidad, con una cifra de 27,15.

Figura 4: Cinco comunas de más de 25.000 habitantes de regiones (excepto Región Metropolitana) con mayor tasa de fallecidos con confirmación de PCR. Tasa Mortalidad se obtiene como la tasa de fallecidos cada 100.000 habitantes. La tasa de letalidad se obtiene como la tasa de fallecidos cada 100 contagiados confirmados.

Fuente: GEMVEP USACH.

Para GEMVEP, es preocupante el nivel de positividad que poseen las dos comunas de la Región de Antofagasta, puesto que han presentado cifras superiores al 40% y éstas no han disminuido con el paso del tiempo. Por ejemplo: el 6 de julio, la positividad para Calama era de un 43%, mientras que la de Antofagasta alcanzaba un 45% – según lo informado por el infectólogo de la Seremi de Salud, Javier Mena-. Una semana después, 15 de julio, la positividad de la primera comuna alcanzó un 46,6% y Antofagasta disminuyó tres puntos porcentuales en relación a la fecha anterior situándose en un 42%, cifras muy superiores al 15% registrado a nivel nacional.

Por otro lado, en cuanto a los casos confirmados dentro de la industria minera, en un análisis realizado por el Consejo Minero, se informó que hasta el 9 de julio, el total de la cifra de trabajadores contagiados activos equivale a 1.554, siendo Codelco la que lidera con un total de 913 casos, seguido por BHP con 228 y Antofagasta Minerals con 86 contagios[1]. Ahora bien, la Superintendencia de Seguridad Social (Suseso) indicó que en el sector minero existía un total del 2% de casos confirmados de entre todo el sector productivo del país. Sin embargo, tres días después, los trabajadores de Codelco anunciaron que la cifra de contagios sería de 2.842 casos y los fallecidos (de todo el sector minero) correspondería a 10 personas[2].

Ahora bien, estas cifras no son algo reciente, sino que se vienen observando desde hace semanas y, por lo mismo, las autoridades locales han pedido al Gobierno implementar medidas más estrictas para combatir la pandemia. Karen Rojo, Alcaldesa de Antofagasta, indicó que “el ministro de Salud debe extremar las medidas de seguridad. Por ejemplo: cerrar ahora ya el aeropuerto de Antofagasta y Calama, incluso en terminales de buses, tiene que paralizar por completo las faenas mineras y sólo operar en casos de emergencia”[3]. En esta misma línea van las exigencias del Alcalde de Calama, Daniel Agusto, quien además  -en conversaciones con CNN- señaló que “en los cambios de turno se sigue dando una aglomeración terrible de personas. Eso sí que es un contagio de rebaño, pero de un rebaño que va al matadero”3.

Pese a que el pasado jueves 16 de julio la Subsecretaría de Salud Pública, Paula Daza, informara que “nos hemos reunido y estamos en conversaciones permanente con el consejo minero que está muy preocupado por la situación. Ellos han disminuido su actividad en un 50% principalmente en todas las nuevas construcciones y han limitado su actividad minera”, las cuarentenas no han influido en los trabajadores de la industria, ya que igualmente han debido seguir con sus funciones durante este periodo al ser considerada la industria como una actividad esencial.

En consecuencia, como grupo planteamos que las empresas mineras deben extremar medidas para el cuidado de sus trabajadores, aislando oportunamente tanto a los contagiados nuevos como a sus contactos estrechos, ampliando las distancias entre los trabajadores en las faenas y disminuyendo la interacción entre ellos. Si bien el daño a los habitantes de estas comunas es irreparable, esperamos que estas empresas tomen medidas prontamente, para al fin controlar la pandemia  lo antes posible en estas comunas.

ARCHIVOS